La tecnología, el desarrollo industrial, el crecimiento demográfico, las concentraciones humanas en las ciudades, las migraciones internas y externas son causas de modificaciones ecológicas, sociales y biológicas.

El ser humano, principal contaminador, se reunió en grupos y creó aldeas, pueblos, villas y ciudades; desde este momento la contaminación producida ha sido comprobada y evitada en lo posible. La importancia de la contaminación se vio reflejada en los efectos adversos de plagas y sus consecuencias sanitarias y económicas.